InicioCurriculumArchivosPrensaSolucionesLink de InterésFAQ
Boletin

Que sistemas de seguridad usa en su hogar?


 


Usuarios visitando nuestro sitio:

  • 1 usuario en línea

tweeter

Usted está en: Inicio - Archivos - SECUESTRO EXPRESS
 
E-Mail Imprimir

SECUESTRO EXPRESS
viernes, 08 de junio de 2012

 El secuestro Express consiste en privar de la libertad a una persona y obtener un rescate rápido de sus familiares y/o amigos. La idea es tener a la víctima en algún vehículo en constante movimiento, mientras pasan las escasas horas para que los "intimidados" junten el rescate. Es un delito común en Argentina, Colombia y Brasil practicada desde hace un par de años, incluso con grupos organizados en verdaderas mafias para hacer rendir frutos a esta actividad.

 De esta forma evitan poseer infraestructura adicional y minimizan los riesgos de una captura al no estar en un lugar fijo. Muchas veces la elección de la víctima es al azar y sin efectuar un "chequeo previo" o trabajo de inteligencia. No obstante, los secuestradores priorizan el aspecto general de la víctima: su indumentaria, vehículo en que se moviliza y todo aquello que a simple vista haga suponer que la potencial víctima posee un buen nivel de ingresos o un status acomodado.

En algunas oportunidades, este delito comienza cuando los hampones asaltan a dos o más personas y emprenden un recorrido con sus víctimas para "sacar plata" de los cajeros automáticos y  realizar extracciones de efectivo de varias cuentas o tarjetas.

En este modus operandi suelen dejar a una de sus víctimas de pagador, para hacer los "retiros", y a otro u otros como rehenes, para garantizar la paga,  que no intenten  un escape o el aviso a la policía. Terminado el recorrido y con el dinero en sus manos, los secuestradores liberan a los rehenes.

El problema se agrava cuando no se obtiene el dinero deseado. Aquí empieza otra etapa de la operación delictiva para no perder el "negocio". En este caso vuelven a la fórmula original: obtener el dinero de familiares o amigos.

Los tiempos son diferentes y con una situación mucho más complicada para los delincuentes y víctimas, ya que se hace más difícil pasar inadvertidos durante un largo tiempo abordo de uno o dos autos.
Cualquier actuación no planificada por parte de la víctima, sobretodo ante este nuevo escenario, hará que no sólo ponga en riesgo su vida, sino que la de sus familiares y de terceros. Por ello, si no tiene conocimiento de lo que está pensando hacer en una situación de emergencia, mejor conviértase en un buen observador, ello servirá para ubicar a los delincuentes cuando usted esté a salvo en su hogar.


Para evitar un Secuestro Express le recomiendo tenga presente las siguientes recomendaciones: 


-    Ponga especial atención al ingresar o al salir de su vivienda, y visualizar la presencia de personas o vehículos desconocidos. La misma conducta debe asumir cuando se retire de su lugar de trabajago habitual.
-    Evite siempre la rutina en sus horarios, especialmente de salida y llegada a su hogar. Cambiarlas tan solo por 15 minutos ya es eficiente como seguridad personal. 
-    Durante sus desplazamientos caminando o en vehículo prefiera zonas con buena iluminación y un buen flujo de tránsito.
-    Si su desplazamiento es en vehículo, mantenga la distancia de maniobra con respecto al vehículo de adelante, para que en caso de urgencia, pueda salir  fácilmente y evite quedar atascado.
-    Tenga como  costumbre siempre observar por los espejos retrovisores la aproximación y o presencia sospechosa de motocicletas, en especial si en ella van dos personas.
-    Si concurre a ver algún espectáculo, como cine, teatro u otros, no proporcione sus datos personales a circunstanciales encuestadores, ya que estos podrán ser utilizados para comunicarse con su familia y exigirle un rescate.
-    Acuerde con su familia un código reservado de comunicaciones que permita, por ejemplo, informarles de su situación sin despertar sospecha de eventuales captores. Además servirá para que den aviso a la policía.
-    Si bien los secuestradores no realizan un "chequeo previo" al secuestro, como lo hacen en operaciones que son de mayor envergadura (secuestro tradicional con rescates millonarios y largas negociaciones), hay que estar muy atento a señales de descuido de quienes pueden estar observando nuestros movimientos, ya que corresponde al momento en que se hace la selección de la víctima. Por ejemplo, que una persona aparezca -sin justificación lógica- en distinto lugares, o bien que alguien le siga.
-    El momento más "vulnerable" para nuestra seguridad es la aproximación para subir al automóvil donde este se encuentre estacionado, al salir de la casa, en el trayecto rutinario a su trabajo o al llegar al hogar, especialmente en horas de la noche.
-    Si el secuestro se consuma, minimice su nivel y situación social. No mencione que conoce a personas influyentes. Usted es un simple ciudadano que está dispuesto a entregar lo que tiene, pero no lo que no tiene.
-    Negocie con elementos ciertos, no con falsedades o promesas. Si, por ejemplo, tiene dinero en la casa no lo informe, porque sólo contribuirá a poner en riesgo a más personas, muchas veces sus seres más queridos.
-    Recuerde que el tiempo está a su favor. Los delincuentes necesitan negociaciones rápidas y efectivas. Esto no significa que dilate innecesariamente alguna negociación que haga irritar a los secuestradores. Recuerde que en la negociación se plantea un juego de poder. Las horas que dura un Secuestro Express son de tensión, miedo, nervios y angustia.


POSTERIOR AL SECUESTRO EXPRESS

Todo hecho delictual origina un estado emocional de gran impacto psicológico, cuyas consecuencias incluso se manifiestan una vez conjurado el peligro. Esto es lo que se conoce como "costos indirectos" del delito y que son la inseguridad personal, estado de miedo constante, manía por invertir excesivamente en seguridad, perdida de valorización de bienes mueble, etc.

Sin embargo, este cuadro no puede anular su deber en el caso: denunciar el delito ante la justicia. Para ello, y como se anticipaba, debe tratar de recordar la mayor cantidad de elementos y con toda la objetividad posible, cada uno de los detalles que retenga sobre el hecho. Las circunstancias, los captores, sus diálogos, sus palabras (terminología empleada por los delincuentes), nombres o apodos que puedan haberse utilizado y principalmente aquellas características físicas que son difícil de encubrir, como por ejemplo la estatura, contextura física, tipo de ojos, mentón y orejas, y rasgos secundarios como color y tipo de pelo, uso de barbas o bigotes, color de ojos, serán vitales para lograr la identificación y captura de los secuestradores.

Este tipo de delito, al igual que muchos, se puede prevenir con una cultura de seguridad preventiva adecuada. Para ello tenga presente estas recomendaciones o fomente entre sus organizaciones talleres de capacitación sobre la materia. Para mayor informacion contactenos.

Comentario[s]


Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valídate o regístrate.

del.icio.us digg Facebook Google  Yahoo
 
Siguiente >

 

Seguridad
Libro de Seguridad